Viernes, Septiembre 22, 2017

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

Asemtrasan alerta de que las novedades normativas ponen a los pequeños transportistas en riesgo de desaparecer

pequeños transportistas en riesgo desaparecer

José Vicente González, presidente de Asemtrasan apunta a los cambios que se van a producir en el régimen de módulos y en el ROTT.

La Asociación de Empresarios de Transporte de Mercancías por Carretera de Santander y Cantabria (Asemtrasan), que cuenta con alrededor de 500 socios y unos 1.100 camiones, ha dibujado un panorama poco alentador para los autónomos y Pymes de la región, debido fundamentalmente a los cambios normativos que se van a producir, previsiblemente el próximo año y que vienen a sumarse a una situación ya de por si complicada.

José Vicente González, presidente de Asemtrasan, señala especialmente dos: los cambios que empiezan en 2018 para el sistema de tributación fiscal y la aprobación y puesta en marcha del Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre por parte del Ministerio de Fomento, que será el que marque las líneas para el sector de cara a los próximos años.
El inminente cambio que afecta a los módulos, régimen al que están acogidos la mayoría de los transportistas autónomos, puede tener graves consecuencias para el colectivo ya que, en caso de rebajarse de los 125.000 a los 75.000 euros como se pretende,” supondría que la inmensa mayoría de los transportistas tendría que pasar a tributar por el sistema de la estimación directa”, lo que significa tener que pagar “entre 15.000 y 18.000 euros más”, apunta González.

Por lo que respecta al nuevo Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre por parte del Ministerio de Fomento, que actualmente está en fase de elaboración con la presentación antes del verano del borrador de Reglamento que debe desarrollar la LOTT, aprobada en 2013, para esta asociación esta claro que lo que se pretende es “eliminar a los autónomos del sector y favorecer a las grandes empresa”, habida cuenta de los cambios que se proponen en especial sobre las condiciones de acceso a la profesión, mucho más complicadas. González se refiere a que mientras antes se podía llegar al sector adquiriendo el camión y el título de transporte a los que se jubilaban, ahora es necesario contar con una flota de al menos 3 camiones con una antigüedad inferior a los cinco meses.