Sábado, Octubre 20, 2018

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

Baja la siniestralidad entre los transportistas autónomos

siniestralidad autonomos

Entre los transportistas autónomos que cotizan por contingencias profesionales, se reducen los accidentes a 677 y ninguno resulta mortal, aunque sólo el 16% de los profesionales cotiza por este tipo de contingencias.

Los autónomos sector del transporte por carretera siguen reduciendo su siniestralidad laboral. Al menos, entre aquellos sobre los que puede llevarse a cabo un control, que son los que han cotizado por contingencias profesionales. El informe presentado por ATA y elaborado junto a Mutua Universal recoge que de los 29.424 autónomos transportistas que a cierre de 2017 cotizaban por AT (no tenemos datos posteriores), sólo el 2,3% sufrieron algún tipo de accidente laboral, 677 autónomos transportistas en total. Es decir, dos de cada cien transportistas que cotizaban por accidente de trabajo sufrieron un accidente laboral en 2017. Y aún más importante, ningún accidente de los que sufrieron estos autónomos fue mortal. El 62% de los accidentes registrados fueron en el centro de trabajo, y el 29,4% en desplazamiento. Sin embargo la gran mayoría fueron accidentes leves (657 accidentes leves de autónomos en 2017), 18 fueron graves y 2 muy graves.

A cierre de 2017 había en el sector del transporte 183.646 autónomos dados de alta en Seguridad Social. De esos transportistas, 29.424 cotizaban por contingencias profesionales, lo que supone que uno de cada diez autónomos transportistas (el 16%) tenían cubiertas sus contingencias profesionales. Eran 27.182, varones y 2.242 mujeres. Ahora bien, el propio Perea, reconoce que fuera de las estadísticas, es decir, aquellos transportistas que no han cotizado por este tipo de contingencias y que son un elevado porcentaje del total, podría haber habido cerca de 60 accidentes mortales, que sólo serán contabilizados como accidentes de tráfico, y no como accidentes laborales.

“Es muy importante que los autónomos sean conscientes de que deben, siempre que se pueda, cotizar por estos conceptos”, ha asegurado José Luis Perea, vicepresidente y responsable del área de Formación y Prevención de Riesgos Laborales de ATA. “Sin embargo, a la luz de los datos, queda mucho trabajo por hacer para poder decir que los autónomos disfrutan de una seguridad plena y que su salud está perfectamente asegurada”, ha añadido José Luis Perea,
Recordemos que los que están obligados a concertar las contingencias laborales son: TRADE, autónomos con actividad de alto riesgo de siniestralidad, socios de cooperativas dedicados a venta ambulante, y algunos con características especiales dedicados a la venta ambulante. La tarifa de AT para el CNAE 49 (a excepción del 494), es de 3,3% (IT 1,8 + IMS 1,5).

Desde las asociaciones de transportistas autónomos también se ha querido poner de manifiesto que las condiciones laborales en las que los transportistas autónomos realizan la actividad, no favorece precisamente la mejora de la siniestralidad laboral. Así, desde FETRANSA proponen como medidas para mejorar la siniestralidad laboral “mejorar la eficacia de los planes de inspección para combatir la competencia desleal y evitar el intrusismo que lamentablemente ha subido de manera alarmante en los últimos años, aumentar la inversión en mejora y reparación de las infraestructuras y carreteras y de descanso seguras, y sobre todo evitar las situaciones que provocan estrés. El transporte profesional se ha de realizar en unas condiciones de aplomo y serenidad por lo que combatir el estrés es una de nuestras prioridades”, ha señalado Víctor González, presidente de Fetransa. “Evitar la carga y descarga de mercancía cuando no estamos cualificados para ello, racionalizar los tiempos de conducción y descanso en la jornada diaria, aminorar los tiempos de espera en las zonas de carga y descarga, y que se hagan en condiciones óptimas, o revertir la desregularización del transporte privado complementario son también reivindicaciones importantes dentro de nuestro sector”, ha añadido.

En 2016 cotizaban por AT 29.076 transportistas que sufrieron 881 accidentes, de los cuales 4 fueron mortales. “No sólo se han incrementado los autónomos transportistas con respecto a 2016 que tienen cubiertas sus contingencias sino que además se han reducido el número de accidentes en un año en 204 menos, un descenso del 23%. Y más importante aún, pasamos de lamentar 4 fallecidos, recordemos que hablamos de aquellos autónomos de los que tenemos datos ya que cotizan por AT, a poder celebrar que no ha habido ninguno este año”, ha añadido Perea.

Por comunidades autónomas
Los datos del informe sobre siniestralidad preparado por ATA y Mutua Universal nos muestra que del total de accidentes en el sector del transporte de mercancías por carretera (CNAE 49) casi el 19% (18,9%) se han producido en Andalucía, un total de 128 accidentes de transportistas que cotizaban por AT. Además es una de las provincias andaluzas en la que se ha registrado uno de los dos accidentes muy graves del año 2017 de transportistas de mercancías en carretera. El accidente mencionado tuvo lugar en Cádiz, donde se han producido en ese año un total de 26 accidentes en el sector.
La segunda comunidad autónoma que más accidentes registró de transportistas autónomos en 2017 fue Cataluña, especialmente en la provincia de Barcelona donde sufrieron 94 accidentes, 90 de ellos leves y 4 graves. Esta comunidad ha sufrido el 17,7% de los accidentes. La tercera comunidad en mayor porcentaje de accidentes es la Comunidad de Madrid con el 15,9% de los accidentes (108 en total) y en esta comunidad donde se ha producido el segundo accidente muy grave que se contabilizó en 2017.
El perfil de los profesionales muestra cómo 6 de cada 10 autónomos accidentados (el 64,5%) tienen una edad comprendida entre los 35 a 54 años. Este porcentaje están por debajo sin embargo de los trabajadores asalariados de su misma edad (66,5%).