Sábado, Octubre 20, 2018

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

Fitrans carga contra las autoridades francesas por las retenciones en Biriatou

fitrans

La federación afirma que el comportamiento incomprensible de las autoridades francesas sometiendo a los vehículos pesados a unos controles injustificados, incompatibles con el acuerdo Schengen y con los mismos principios de la Unión Europea, ocasiona pérdidas millonarias a las empresas de transporte.

Las retenciones en Biriatou son un problema recurrente, ya que bien por los controles que realiza la policía gala, bien a consecuencia de la acumulación de camiones después de un periodo de restricción de tráfico para vehículos pesados en Francia, se producen retenciones kilométricas que colapsan totalmente el entorno de Bidasoaldea y Donostialdea, según denuncia Fitrans, organización de transportistas del País Vasco. Además, esta federación advierte de que estas retenciones no son “un problema de hoy ni de un día, sino que llevamos así muchos años, sin que la administración lo resuelva”.

Las pérdidas para el sector del transporte son cuantiosas. “Tal como venimos denunciando-afirman desde la federación guipuzcoana- un camión pierde por cada hora de retención en torno a 55 euros. Con los datos en la mano, vemos que una empresa, que está de media 3,6 horas en una retención pierde 198 euros y esto que ocurre el 56% de los días, supondría a una empresa que tuviera un vehículo en cada una de las retenciones ocurridas en un periodo de un año unos 40.000 euros de media”. “En un sector en el que difícilmente se pueden repercutir los costes, resulta imposible recuperar los gastos de este tipo de incidencias, que no solo producen una pérdida económica, sino, además, un perjuicio aún mayor porque al agotar las horas de conducción en la retención, el transportista no puede llegar a destino con los problemas que eso genera con los clientes y las penalizaciones que les imponen por los retrasos”, señalan fuentes de Fitrans.

Estas mismas fuentes afirman además que esta situación no se produce en el resto de pasos fronterizos europeos, ni con Bélgica, ni con Italia, Alemania, ni siquiera con el resto de fronteras con España, “lo cual muestra que el control se está gestionando de una manera, por lo menos, incoherente”.

Como solución a los problemas de congestión diaria, desde Fitrans reclaman que los controles se realicen utilizando todos los medios humanos y de infraestructuras disponibles, “esto es abriendo todas las cabinas de paso y utilizando las campas disponibles en el lado francés para sacar allí los vehículos que se quieran inspeccionar”. “Es intolerable-afirman- que un sector estratégico de nuestra economía como es el transporte sea maltratado de esta manera, por no utilizar todos los medios”.
FITRANS ha expuesto el tema en el Comité Nacional de Transporte, con carácter de urgencia, porque se está produciendo una flagrante discriminación por parte de la Administración francesa, saltándose a la torera el Tratado de Schengen.