Miércoles, Febrero 21, 2018

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

Manuel Pérez Carro acusa a directivos de asociaciones de transporte de utilizar falsas cooperativas de transporte o empresas buzón

manuel perez carro

El Secretario general de FROET afirma que “o se pone fin a estas incongruencias o nos estaremos cargando la credibilidad y seriedad de nuestras organizaciones, de nuestras empresas y los valores que decimos defender”

Manuel Pérez Carro, secretario de FROET ha acusado públicamente, aunque sin dar nombres concretos de a quién se refiere, a determinados directivos de organizaciones empresariales de transporte de utilizar falsas cooperativas de transporte o constituir empresas buzón “y aquí no pasa nada”. Pérez carro se pregunta si “¿Debería consentirse por una organización, que denuncia públicamente este tipo de ilegalidad y que exige la erradicación de estas conductas a la Administración responsable, que ese alto representante siguiese formando parte de sus órganos de gobierno?” y en caso afirmativo…”¿Qué credibilidad tendría esta organización en primer lugar ante sus propios asociados, luego entre el resto del sector y, finalmente ante la Administración tutelante?.
Para el secretario general de FROET, es una realidad que en España “hay empresas que transgreden las leyes con diferentes excusas, normalmente la competitividad, aunque incurran en una competencia desleal frente a las empresas que son escrupulosas en el cumplimiento de la Ley”.

“Algunas de estas empresas de transporte que incumplen la legalidad-prosigue Pérez Carro- no tienen remilgos en saltarse el código de conducta que dice regir su compañía, difundido a través de su web corporativa y que tiene por objeto establecer las pautas que han de presidir el comportamiento ético de

todos sus administradores y directivos de la misma, estableciendo dicho código, entre otras muchas cosas, que el cumplimiento de todas las leyes y regulaciones aplicables nunca debe comprometerse”. Y concluye afirmando que “por lo que se ve esto de los códigos éticos y de conducta para algunos son pura propaganda. Nada que se tome en serio, pero que queda bien para clientes y proveedores”.
El artículo de opinión de Manuel Perez Carro concluye con un llamamiento a poner fin a estas incongruencias “o nos estaremos cargando la credibilidad y seriedad de nuestras organizaciones, de nuestras empresas y los valores que decimos defender”.