Sábado, Junio 23, 2018

 Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías

tradime aragon

Para la asociación navarra, Tradime se ha convertido en una "asociación puntera" en España en la lucha contra la competencia desleal, por lo que han venido "a por ideas para poner en práctica"

La Asociación de Transportistas de Navarra (Tradisna) ha visitado esta semana la sede de la Asociación Empresarial de Transportes Discrecionales de Mercancías de Aragón (Tradime). En un encuentro mantenido entre los dirigentes de ambas organizaciones, los navarros han mostrado especial interés por las campañas contra el dumping social que Tradime Aragón inició en 2017 y que éste año se han centrado en el uso fraudulento de las cooperativas de trabajo asociado.

El gerente de Tradisna, Antonio Monzó, ha destacado que "Tradime es una asociación puntera en España en temas de competencia desleal", por ello, la asociación navarra ha venido "a por ideas para poner en práctica". "En Navarra ya estábamos haciendo cosas pero queremos hacer más. Con lo que nos ha trasladado Tradime, haremos un trabajo de campo en verano para, en septiembre, lanzar una campaña contra la competencia desleal, que es un tema que nos preocupa y un cáncer para el transporte", ha explicado Monzó.

Aunque ha reconocido que la situación en Navarra es "menos preocupante" que en Aragón, dado el volumen de transporte, sí que hay empresas que trabajan con este tipo de cooperativas fraudulentas, algunas de las cuales ya tienen detectadas. "También hay muchas otras de fuera de Navarra pero que se ubican en nuestro territorio y que sabemos que están realizado esta mala praxis".

Por su parte, el presidente de Tradime, Santiago López-Montenegro, ha hablado de la campaña en la que están inmersos contra el uso fraudulento de las cooperativas de trabajo asociado. En este sentido, López-Montenegro ha asegurado que el "feedback" está siendo positivo y confían en que tenga un resultado en las administraciones públicas "de manera que consigamos disuadir a esta gente que está actuando en contra del interés general del sector".

Y es que, tal y como ha añadido el presidente de Tradime, este tipo de prácticas fraudulentas están generando "una competencia desleal, una precarización de las condiciones sociales de los transportistas y un problema de imagen pública del sector, ya que la imagen de unas condiciones tan precarias está dando una visión del transporte que no es la que le corresponde".